Smog Carretera Concurrida

El aumento de la tasa poblacional, ha provocado que muchas personas vivan cerca de carreteras principales, en las que se registra una alta tasa de tráfico de vehículos de todo tipo. Aunque es bien sabido que la contaminación del aire contribuye a la muerte, al exacerbar las afecciones respiratorias y del corazón, en Gran Bretaña se producen unos 40.000 fallecimientos al año, atribuibles a esta razón; una nueva investigación revela datos que relaciona, el riesgo de desarrollar demencia con residir en áreas cercanas a estas arterias viales.

Continuando con el ejemplo de Gran Bretaña, alrededor de 850.000 personas sufren de demencia y actualmente es la causa principal de muerte. Incluso un modesto efecto de esta exposición en las crecientes tasas de demencia, podría suponer una gran carga para la salud pública.

En el estudio realizado en la ciudad de Ontario, que no está catalogada precisamente como una ciudades más polutas, el equipo de científicos hizo seguimiento durante más de una década (2001-2012), de todos los adultos de edades comprendidas entre 20 y 85 años, unas 6 millones de personas. Fue determinada la ubicación de residencia y segmentada de acuerdo a la distancia existente entre sus hogares y la carretera principal más cercana. Seguidamente se realizó un análisis de los registros médicos de estas personas, rastreando específicamente los casos de condiciones neurodegenerativas como demencia, enfermedad de Parkinson o esclerosis múltiple.

Durante el período de estudio, más de 243.000 personas desarrollaron demencia, mientras que 31.500 desarrollaron la enfermedad de Parkinson y 9.250, esclerosis múltiple.

El viento puede trasportar microcontaminantes hasta áreas remotas y prístinas

Si bien no pudo ser determinado si existe asociación entre vivir cerca de una carretera y desarrollar la enfermedad de Parkinson o la esclerosis múltiple, el riesgo de desarrollar demencia presentó los siguientes datos: entre las personas que viven en un área que no supera los  50 metros de separación con la carretera principal, 7 por ciento fue más propensa a desarrollar la enfermedad; los que se encontraban en un área entre los 50 y 100 metros, 4 por ciento de riesgo y un 2 por ciento para aquéllos que residen en un área entre los 100 y 200 metros. Superados los 200 metros de distancia, no hubo aumento de riesgo a desarrollar la enfermedad.

Los investigadores creen que el ruido del tráfico puede contribuir en el aumento del riesgo de sufrir demencia, así como otros tipos de contaminación urbana, que a menudo están presente cerca de carreteras con mucho tráfico. Se requiere de más investigación para entender este enlace, en particular sobre los efectos de los diferentes aspectos del tráfico.

Estar expuesto a altos niveles de polución del aire, podría estar provocando condiciones neurodegenerativas. Durante el 2015, científicos británicos descubrieron minúsculas partículas magnéticas producidas por los motores y frenos de automóviles, en los cerebros de personas diagnosticadas con enfermedad de Alzheimer.

Estudios como este son valiosos, ya que revelan nuevos factores que podrían estar implicados en la enfermedad de Alzheimer, demencia y otras enfermedades; además, abren nuevos caminos para futuras investigaciones.

Más en TekCrispy