Signature Oled W7 1

La empresa de electrónicos Surcoreana LG intenta defender su liderazgo en cuanto a la calidad de definición. Por varios años, la compañía ha demostrado dedicación y lealtad a todos aquellos clientes que ponen su confianza en su productos, y como todos, pretendía no pasar por desapercibido.

Entre una multitud de elogios se recibió una nueva propuesta para televisores llamada ‘LG Signature 4k OLED W Series‘, al que ellos mismos se refieren “como una pintura de pared”, ya que es un televisor ultra delgado y liviano que, prácticamente se mezcla con su entorno.

Con un grosor de 2.57 milímetros, con 17 libras de peso y unas 65 pulgadas, este televisor ha batido récord en la industria -y eso que existe un modelo mayor con 77 pulgadas que aún no han revelado.

Llegar a este nivel de delgadez ha sido todo un reto para LG. Sin embargo, todo esto es posible gracias a la tecnología OLED que a diferencia de las pantallas LCD, no requiere de un haz de contraluz que ocupa bastante espacio.

Smartphones Samsung, Huawei, LG y Sony son más vulnerables a los mensajes de aprovisionamiento

Separado de la pantalla principal, nos encontraremos con una barra donde además de los conectores para HDMI, se encuentran los altavoces -todo un ingenio digno de nuestros tiempos. Esta barra se conecta vía un cable propietario a la pantalla y transfiere todos los datos y poder.

Estos nuevos televisores de LG soportan lo último en estándares de la industria: sistema Dolby Atmos, Active HDR, Dolby Vision y HDR10, dotándolos de una capacidad para procesar la imagen frame por frame y renderizan imágenes con más brillo y sombras más detalladas.

Como sistema operativo, ha implementado la versión 3.5 de webOS, que ahora incluye por defecto Netflix y Amazon Vídeo para dotar de diversidad al consumidor en cuanto a contenidos.

El modelo de 65 pulgadas llegará a las tiendas durante en marzo a un precio aún desconocido. El modelo de 77 pulgadas, por el contrario, no tiene una fecha de lanzamiento prevista por el momento.

Más en TekCrispy