Samsung Galaxy Note 7

Tras los fatídicos episodios protagonizados por el infame Samsung Galaxy Note 7, las medidas tomadas por las operadoras se han ido acrecentando ante la falta de colaboración de algunos consumidores en devolver estos móviles. Pues bien, para todos los que no quieran devolver su teléfono explosivo, T-Mobile ha comenzado su plan de acción: inhabilitar los Samsung Galaxy Note 7.

El anuncio se dio a inicios de este mes cuando se conocían las cifras de los móviles recuperados por T-Mobile, las cuales dejaban entrever que un gran número de usuarios no cooperaba, a pesar de que es una medida en pro de su bienestar.

La medida, implica que mediante una actualización forzada, todos los Samsung Galaxy Note 7 quedarán imposibilitados para poder cargarse, convirtiéndolos en una completo bloque. Se espera que es entonces, cuando estos consumidores decidan por devolver estos smartphones defectuosos.

Si bien los de T-Mobile son los primeros en implementar la medida, Verizon y AT&T se unirán a la fiesta tan pronto llegue el 5 de Enero, y Sprint el 8 de Enero.

Para muchos sigue siendo una medida exagerada, pero no lo es cuando un móvil es capaz de causar quemaduras y atentar contra tu vida. Los Galaxy Note 7 se vieron implicados en la quema de automóviles, habitaciones de hotel, y una que otro mueble de hogar, así que es una medida necesaria.

A inicios de Diciembre, poco mas del 90% había sido devuelto, pero hay que tomar que ese ~10% restante corresponde a cerca de 300,000 unidades que aún se encuentran en posesión del consumidor.