Amazon Echo

Un caso de asesinato en Bentonville, Arkansas ha tomado un giro inesperado gracias a un dispositivo de la IoT que podría ser utilizado como evidencia. De acuerdo con reportes en The Information, el audio recolectado por un Amazon Echo (dispositivo con Alexa, el asistente virtual de Amazon) podría ser utilizado para dilucidar los hechos en un caso de asesinato ocurrido en Noviembre 2015.

Resulta que, el cuerpo sin vida de Víctor Collins fue encontrado en la casa del ahora sospechoso James Andrew Bates. Bates, ha sido acusado de asesinato en primer grado y entre la evidencia que la fiscalía está intentando presentar se encuentran las grabaciones del Amazon Echo que se encontró en la casa de Bates.

En la declaración jurada (que pueden ver al final del artículo) presentada en la fiscalía, el detective Josh Woodhams se cuestiona si el Amazon Echo hubiera grabado audio incluso antes de escuchar las “palabras de alerta”; el detective enfatiza que de ser así, esta información permanecerá en los servidores de Amazon.

Como respuesta, Amazon ha descartado la posibilidad de ofrecer cualquier información almacenada en sus servidores que haya sido registrada con el Amazon Echo, o al menos que sea solicitada por un juez:

Amazon no divulgará información de sus clientes sin una solicitud legal y apropiada. Amazon se opone a las demandas excesivamente amplias e inapropiadas en cualquier caso.

Con anterioridad, Amazon ha declarado que el Echo solo puede capturar audio luego de que escucha la palabra ‘Alexa’, un anillo azul en la parte superior se enciende como indicativo de que ha comenzado la grabación. Estos son los audios que ‘Alexa’  retiene en sus servidores y que pueden ser, posteriormente, eliminados por el usuario de forma individual o en lotes.

El caso por el contrario, no ha sido cerrado. Se espera que el juicio comience a principios del 2017.