Logan Autocurativo

Todos conocemos la principal propiedad de Wolverine, el factor curativo que ante cada herida que sufre, le permite sanar en cuestión de segundos. Pues bien, un nuevo material inspirado en Lobezno, es capaz de estirarse hasta 50 veces su tamaño original y conducir electricidad. Por si no fuera poco, también puede recuperarse de la cortada de unas tijeras al cabo de 24 hrs a temperatura ambiente sin que se afecte su funcionalidad.

Los resultados del estudio publicados en la revista Advanced Materials, revelan que se trata de un material iónico, es decir, un material por el que los iones pueden fluir con facilidad. El material es además, transparente, estirable, y auto-curativo, lo que le confiere un gran potencial para ser utilizado en robots, baterías de ion-litio, así como biosensores utilizados en medicina y el monitoreo ambiental.

El Dr. Chao Wang, líder del equipo, explica que los investigadores ya eran capaces de desarrollar conductores iónicos transparentes pero agregar la propiedad autocurativa ha sido todo un reto porque requirió la formación de enlaces covalentes entre moléculas individuales que no compartían un electrón.

Para solucionar este inconveniente, utilizaron interacciones ion-dipolo para mantener la moléculas juntas. Esto combina los iones cargados con moléculas polares donde cada molécula está cargada de forma opuesta. Es esta particularidad, el imbalance eléctrico, el que produce una atracción electrostática entre las moléculas que, combinada con polímeros polares y flexibles y sales de alta fuerza iónica, permite a los investigadores obtener las propiedades del nuevo material.

Potenciales aplicaciones

El material resultante, parecido al caucho, tiene un bajo coste de producción, lo que facilita que pueda ser fácilmente implementado en áreas de gran tamaño o en un sinnúmero de productos sin impactar en el costo final. Los científicos hablan de cómo implementarlo en robots o baterías de ion-litio.

El equipo logró demostrar incluso como puede ser aplicado para proveer de energía a músculos artificiales dotándolos de las capacidades autocurativas. Los músculos también se volvieron mas fuertes y flexibles comparados con los fabricados en materiales conocidos.

“Crear un material con estas propiedades ha sido todo un reto por años”, ha dicho Wang. “Lo hemos logrado y ahora solo es el comienzo para explorar sus aplicaciones”.