Carretera Francia
Ségolène Royal, Ministra de Ecología en Francia

Francia es un país que está presentándose muy flexible con la implementación de nuevas tecnologías en sistemas públicos. Hace poco veíamos la implementación de drones para la entrega de paquetería del servicio postal francés y ahora, inauguran la primer carretera solar del planeta.

Con una longitud de un kilómetro y recubierta por 2,800 metros cuadrados de paneles solares, esta carretera se localiza en un tramo de Tourouvre-au-Perche, cerca Normandía, Francia. Los paneles solares están recubiertos de una resina fabricada con una finas capas de silicona.

La capa que recubre la calzada tiene dos funciones particulares. La primera es proteger los paneles solares amortiguando el peso que ejercerán los 2,000 motoristas que transitan esta zona. La segunda, es que esta capa también proporciona mejor agarre entre las ruedas de la motocicleta evitando así el riesgo de que vayan a derrapar por la exposición a una superficie lisa como la de los paneles solares tradicionales.

El objetivo de esta carretera con paneles solares, es que proporcione energía a la localidad de Tourouvre-au-Perche (3,400 habitantes) durante los próximos dos años. Si el proyecto resulta ser efectivo, el Ministerio de Ecología de Francia, plantearía la construcción de otros 1,000 kilómetros de carretera alrededor del país para suministrar electricidad a pequeños poblados.

Sin embargo, y aparte de todos los beneficios que conlleva este proyecto, hay una parte negativa. Francia ha debido invertir 5 millones de euros para financiar el costo de esta carretera de apenas 1 km. Esto ha planteado mucha incertidumbre en expertos economistas que plantean no es un proyecto rentable si la carretera se deteriora con suficiente rapidez. Wattway ha sido la empresa encargada de la fabricación de los paneles y de la tecnología detrás de esta carretera.