Demanda Facebook Twitter Google

El pasado Junio se vivió un terrible atentado en la discoteca Pulse de Orlando, Florida. En esta masacre, fallecieron 50 personas (incluido el autor del atentado) en un evento orquestado por un militante de ISIS. Tras esclarecer los hechos y motivaciones de Omar Mateen, el atacante, ahora las familias de algunas víctimas están demandando a Twitter, Facebook y Google, acusándolos de haber proveído de ‘material de apoyo’ a Mateen.

La demanda, acusa además a las grandes compañías de permitir a los grupos terroristas crear cuentas en sus servicios y divulgar propaganda con el fin de atraer nuevos reclutas a ISIS. Se alega además, en la demanda, que este material de apoyo “ha sido fundamental para el incremento de miembros de ISIS y ha permitido que se lleven a cabo numerosos ataques terroristas”.

Esta no sería la primera vez que una compañía como Facebook o Twitter se enfrenta a una demanda de ese tipo. Sin embargo, al menos en Estados Unidos, la ley ampara a las compañías tecnológicas pues particularmente la Ley 230 sobre Comunicación dice que “todo proveedor o sitio web no se hace responsable del contenido publicado por sus usuarios”. Lo más seguro es que esta demanda no vaya a progresar pero al menos las familias de las víctimas dejan saber que las redes sociales deben endurecer sus políticas contra este tipo de contenido.