Por más de cuatro décadas, se ha considerado que los monos no podían hablar como lo hacen los humanos a falta de las estructuras anatómicas necesarias. No obstante, un nuevo estudio desvela un planteamiento distinto, y es que los monos, particularmente los macacos, poseen la anatomía para producir el habla similar a la de los humanos pero su cerebro carece de los circuitos necesarios para hacerlo.

En un principio, las autopsias realizadas a diferentes especies de primates revelaron que los monos tenían varias limitaciones que les impedían vocalizar palabras. Recordemos, que para producir el habla, los seres humanos utilizamos una serie de estructura anatómicas que interactúan entre si para convertir el aire en palabras.

Para ser más puntuales, todo comienza con nuestras cuerdas vocales, ubicadas en la laringe. Estas son varias estructuras de membrana mucosa que controlan el flujo de aire que sale de nuestros pulmones. Al vibrar, estas estructuras chocan entre si produciendo diferentes sonidos. La variación en sonido, dependen fundamentalmente de la posición de las cuerdas vocales y la intensidad del aire que pasa a través de ellas. Por supuesto, las otras dos estructuras que ayudan a refinar, por así decirlo, nuestra capacidad vocal son la lengua y los labios.

El estudio realizado por el profesor de psicología Asif Ghazanfar del Instituto de Neurociencia en la Universidad de Princeton discrepa con todo lo que se ha dicho hasta el momento sobre la inhabilidad de los monos para poder hablar. Describe en su estudio, que esta incapacidad tiene que ver mas con el funcionamiento de su cerebro y la falta de conexiones neuronales que los habiliten para producir el habla.

Valiéndose de técnicas de Rayos-X para capturar los movimientos que realizan las diferentes partes de la anatomía vocal de los macacos -como los labios, la lengua y laringe-, el equipo liderado por el profesor Ghazanfar logró registrar estos datos y transferirlos a un modelo computarizado creado en el Laboratorio de Inteligencia Artificial en Bélgica.

Este modelo computarizado logró predecir y simular el rango vocal de los macacos basándose en los atributos físicos y mediciones recolectadas. Además lograron que el simulador sintetizará unas frases que nos dan una idea de como sonarían los macacos si su cerebro estuviera habilitado comunicarse a través del habla; este es el resultado:

“Will you marry me” (Inglés)

“Joyeux Noël” (Francés)

El profesor Ghazanfar asegura luego de los resultados de su estudio, que el cerebro es lo único que les impide hablar a los primates. Este debe ser el enfoque de los nuevos estudios. El mismo, concluye su discusión diciendo lo siguiente:

Incluso si este modelo fue aplicado solo a los macacos, es imposible negar que el habla esta limitado a los humanos solo por su anatomía vocal. Ahora, la pregunta interesante es, ¿que es lo que hace el cerebro del humano tan especial?

Por supuesto, parte de la respuesta a la pregunta del profesor Ghazanfar ya ha sido debatida por fisiólogos a través de los años de investigación en materia de neurociencia. El habla de los humanos es un proceso muy complejo que involucra a una gran variedad de capacidades mentales. Son la clave de nuestra evolución. Más allá de producir sonidos, el lenguaje de los humanos es un universo aparte que nos distingue de otras especies.