La popular app de mensajería instantánea Snapchat se ha convertido en todo un referente. Su cartera de usuarios crece, aunque no sabemos bien a cuanto a crecido en los últimos meses. La empresa tiene fieles seguidores, y es motivo que ideas tan alocadas como sacar unas gafas que graban vídeos tengan éxito.

Con lo sólido que se ve la compañía desde afuera, no hay motivos para dudar de que la empresa este tomando una de las mejores decisiones al salir a la bolsa de valores en Marzo de 2017. Expertos aseguran que su valor rondará entre los 20,000 millones y 25,000 millones de dólares, y este movimiento le permitiría crecer de manera abismal.

Snapchat esta por cambiar la forma en que reparte ganancia con los medios asociados

Snapchat Inc. está tomándose las cosas con mucha cautela, y es la razón de que se este valiendo de una ley que permite a las compañías con ingresos menores de 1,000 millones de dólares iniciar el proceso de manera sigilosa. Gracias ello, la empresa no esta obligada a reportar cifras que se manejan a lo interno como numero exacto de usuarios o perdidas de la compañía, en otras palabras, datos que más bien podrían perjudicar su valor al momento de llegar a la bolsa de valores. Sin embargo esto no es lo único que preocupa a muchos directivos.

La salida a la bolsa de valores podría significar el suicidio lento de Snapchat Inc.. Para ponerlo en contexto, debemos recordar el caso de Twitter antes de salir a la bolsa de valores. Eran una empresa que se preocupaba más por mejorar la plataforma y su ecosistema, que en crecer de manera abismal y aumentar como sea los ingresos. Este escenario es al que Snapchat podría estar sometiéndose.

Las gafas de Snapchat ya están a la venta, incluso en eBay

Con la intención de mostrar a sus potenciales inversores que se les puede hacer ganar con su inversión, podrían perder el camino que los ha llevado a convertirse en todo un hito de la mensajería. Un trono al que Facebook ha intentado hasta el cansancio de ascender con su copia de funciones en Instagram.

Si bien hay muchos casos de éxitos, dependerá de los directivos de Snapchat si se mantienen fiel a su propuesta y apuntan por satisfacer al usuario y no al inversor.