En los últimos años la infección por el virus del Zika se ha convertido en una de las más peligrosas no solo por sus efectos a corto plazo, sino por el riesgo al que están expuestos los fetos de madre infectadas. El Zika se ha convertido así, en una prioridad sanitaria por los altos índices de microcefalia a los que se ha asociado.

Al tratarse de un virus, sin embargo, su manejo se enfoca más a la prevención que a la cura; y como ya se ha demostrado las técnicas actuales de prevención son poco efectivas. Esto, podría cambiar en breve gracias a un equipo de investigación de escuela de medicina de la Universidad de San Louis y Vanderbielt. Los mismos han descubierto un anticuerpo humano que previene, en ratonas preñadas, daños a la placenta y la infección al feto mismo por el virus del Zika.

El equipo de científicos, han muestreado hasta 29 pacientes que se recuperaron de infección con Zika y han aislado anticuerpos que se desarrollan contra el virus. De estos destaca uno llamado ZIKV-117, el que ha demostrado neutralizar efectivamente el virus del Zika en las pruebas de laboratorio.

Posterior a la identificación del ZIKV-117, se logró implantar en una ratón preñada justo un día antes de ser infectada con el virus del Zika. Como resultado, la placenta de los espécimenes estudiados demostró una apariencia normal y saludable, a diferencia de aquellas ratonas a las que no se les trato con los anticuerpos. El virus del Zika destruye por lo general la estructura normal de la placenta y es la causa principal de que el feto desarrolle microcefalia, o incluso la muerte in-útero.

Por el contrario, a nivel microscópico, se observó que las placentas de las ratonas tratadas con ZIKV-117 tenían una vasculatura apropiada. No se observo tampoco una disminución en el grosor de las mismas que es otro de los hallazgos frecuentes en infecciones por Zika.

Los resultados del estudio revelan además, que el anticuerpo también fue capaz de evitar el que el feto mismo contrajera el virus del Zika, incluso luego de administrarse (el ZIKV-117) cinco días después de la infección de la madre.

Se logró demostrar también el uso de ZIKV-117 ayuda a limpiar el sistema de las infecciones que persisten, lo cual es algo importante pues se sabe que el Zika es capaz de permanecer por meses y seguir siendo transmisible.

Así pues, los investigadores a cargo del estudio sugieren que mientras se desarrolla la vacuna contra el Zika, que ya esta en fase de pruebas en humanos, se puede hacer uso de estos anticuerpos humanos que demostraron alto nivel de eficacia en las pruebas en animales. Recordemos que al ser anticuerpos de origen humano, sus efectos secundarios son prácticamente nulos y su eficacia tiende a no variar.

Un gran avance sin duda, que como bien dicen los autores podría ser la mejor forma de tratar la enfermedad y evitar los casos de microcefalia al menos mientras se comprueba la seguridad de la vacuna contra el Zika.