Las lesiones de la médula espinal suelen se una de las mas catastróficas para las personas pues los efectos secundarios suelen ser tan radicales como la parálisis de miembros inferiores y la consiguiente incapacidad para caminar.Numerosos han sido los tratamientos que han intentado con algo de éxito, devolver a los pacientes paralíticos la posibilidad de caminar. La mayoría de los tratamientos, se han enfocado en la regeneración de las terminales nerviosas dañadas, y es por ello que el uso de células madres ha sido siempre el foco de los estudios. Pero esto podría cambiar muy pronto gracias a los nuevos hallazgos.

Un nuevo estudio, ha propuesto hacer uso de la tecnología implantando sensores en el cerebro y la médula espinal que electrónicamente permiten la comunicación entre ambos órganos. Los primeros experimentos realizados en primates, arrojan resultados positivos y prometedores ya que implican que la extrapolación a humanos esta muy cerca.

Células madres como tratamiento para pacientes con lesiones en médula espinal

El estudio desarrollado por la Escuela Politécnica Federal de Lausana, el Hospital Universitario de Lausana, la Universidad de Burdeos y la empresa Motac Neuroscience ha sido publicado hace un par de días y se le acompaña este vídeo demostrativo:

Lograr el cometido implico el estudio previo de las señales transmitidas por el cerebro que expresaban la movilidad de los miembros inferiores. Para ello, se utilizó un dispositivo al que bautizaron como interfaz neuroprotésico-cerebro espinal que permite identificar señales en la corteza motora en el cerebro. El dispositivo consta de dos parte, el sensor con varios electrodos implantado en el cerebro y otro en la médula espinal que puede emitir pequeños estímulos eléctricos de pocos voltios; ambos se comunican de forma inalámbrica.

La primer parte del estudio como he dicho fue la identificación y registro de las señales neuronales que transmiten al miembro inferior la orden de movilizarse.

Luego, se lesionó intencionalmente una sección de la médula espinal para evitar la movilidad de los primates estudiados. Se registro entonces las nuevas señales emitidas para compararlas con las registradas cuando los monos podían andar normalmente. Gracias a esto último se concluyó que no hay diferencia entre las señales emitidas.

Médicos en UCLA pueden haber descubierto un método no invasivo para despertar a pacientes del coma

Posteriormente, la interfaz neuroprotésico-cerebro espinal fue programada para transmitir vía inalámbrica la señales que permiten la movilidad del miembro inferior del cerebro a la médula espinal, justo debajo de la sección que se lesionó. Este sensor a la vez, activa una serie de electrodos capaces de emitir pequeños impulsos eléctricos directo en el músculo de la pierna y así estimular la movilidad de la misma.

Como pueden ver los resultados aunque no son perfectos, permitieron que los monos estudiados recuperarán parcialmente la movilidad de los miembros inferiores afectados. Con el tiempo y el ejercicio mismo, hay mejoría significativa lo suficiente como para considerarle el avance más significativo de los últimos tiempos en esta área.

Mejorar los sensores, estudiar más los registros, permitir un tiempo mayor de recuperación y ajustar el voltaje emitido son solo algunas de las áreas donde esta tecnología puede mejorar y eso es sin duda muy prometedor para las personas que han sufrido este tipo de lesiones.

Más en TekCrispy