Voicemail E1478390022598

Desde hace un tiempo que no revisaba mi buzón de mensajes de voz en el móvil, y esta semana me di la tarea de hacerlo. Mi sorpresa, es que no encontré más que viejos mensajes que por razones que ya no recuerdo había decidido guardar. En contraste con esta tecnología, mi bandeja de Facebook y Whatsapp están llenos de mensajes de hace unas pocas horas. Es claro, mis contactos buscan vías más rápidas para comunicarse, así como yo también.

Hace unos 10 años quizás la situación era muy distinta y el buzón de voz era genial. Recuerdo que dejarte un mensaje de voz era más común que enviarte un email. Muchas historias se contaron en relación a mensajes de voz, e incluso generó un mercado para algunos. Era tan así, que no extrañaba tener entre cinco y diez mensajes de voz diarios, sea de familiares, amigos o bien relacionados con el trabajo. Al final los mensajes de voz aportaban algo de calor humano; nos permitía apreciar un tono, una emoción o un sentimiento.

Hoy en día las cosas han cambiado en cuanto al uso del buzón de voz, y todo comenzó con los SMS. Cuando las operadoras y fabricantes de móviles facilitaron el envío y recepción de SMS, todo se volvió instantáneo. Al enviar un SMS tenías más posibilidades de que tu mensaje fuera transmitido en un corto periodo de tiempo, pues incluso si el receptor se encontraba muy ocupado, leer un SMS solo le quitaría unos segundo. Los SMS son simples, y pueden pasar hasta inadvertido. Así que las posibilidades de sobrevivir del buzón de voz con la llegada del SMS eran ya de por sí muy reducidas.

Por otro lado, la idea de dejar un mensaje de voz se está volviendo algo extraño. En parte porque todos sabemos lo raro que es obtener datos de un mensaje de voz, y principalmente por que ahora preferimos usar un canal rápido de comunicación, o esperar a que la otra persona esté disponible para tomar la llamada. La recuperación misma de los mensajes de voz es más pesada e ineficiente de lo que nos cuesta leer un mensaje de texto.

Y no es que los mensajes de voz no hayan intentado evolucionar. Conozco de varios servicios que han revolucionado esta tecnología, y uno de ellos es Skype. Con Skype, si un contacto no contesta tus llamadas puedes dejarles un vídeo corto. El problema es que al final sigue siendo lento en cuanto a comunicación se refiere, y los usuarios quieren rapidez. En un tiempo también fueron populares los transcriptores de voz, pero con el tiempo se desvanecieron por convertirse en una comunicación de una sola vía; no me malinterpreten se que algunos aun lo usan pero son un grupo muy reducido.

En líneas generales, el buzón de voz ha muerto. Su muerte, a manos de tecnologías que facilitan la comunicación. Tecnologías que ofrecen mucho más de lo que jamás pudo ofrecer el buzón de voz. Esto es algo que no debe sorprendernos, nuevas tecnologías reemplazarán a las actuales, y así en la larga cadena evolutiva.

Más en TekCrispy