Uber Y Reino Unido

Un nuevo debate se ha iniciado en el Reino Unido a raíz de una sentencia en la que se insta a que Uber reconozca a los conductores como trabajadores, y de esta forma optar a todos los derechos que esto conlleva. En otras palabras, Uber deberá pagar salario mínimo (7,20 libras la hora), vacaciones pagadas, aguinaldo e incluso liquidación a los conductores que utilicen el servicio.

La resolución se ha producido a raíz de un juicio que data de Julio pasado en el que dos conductores de Uber aludían que el servicio de transporte colaborativo actuaba al margen de la ley al tratarlos como autónomos y no ayudarlos en cuestiones legales.

Los hechos han sentado pues, un precedente terrible para la economía colaborativa. Este nuevo concepto implementado por servicios como AirBnb, Uber o Deliveroo que también opera en el Reino Unido, ofrece entre sus ventajas un servicio a bajo costo. Todo esto por que personas independientes pueden prestar sus servicios utilizando la infraestructura de las herramientas antes mencionadas, y conectarse con los clientes de una forma eficaz y segura.

Uber desactivará cuentas de conductores con bajas calificaciones en su app

Entrevistas por parte de periodistas de CNN a trabajadores de Uber en Reino Unido, demuestra que gran parte de los conductores no están contentos con la decisión, algo que puede sonar paradójico. Sin embargo, esto se debe a que los conductores entienden que si Uber acepta la sentencia impuesta, implicaría que la comisión que se cobra por el uso de su infraestructura también se elevaría, derivando en una alza sustancial de los precios por viaje.

Probablemente la medida que el mecanismo judicial debería haber tomado debió enfocarse al soporte legal que Uber ofrece a los conductores. Suena paradójico como ya dije, pero es la forma en la que este modelo de negocio puede operar efectivamente y ofrecer ventajas al consumidor/usuario; de lo contrario estaríamos ante un negocio más, con servicios cuyos precios están inflados.

Al final, Uber tendrá mucha razón en seguir invirtiendo en tecnologías de conducción autónoma que permitirán desligarse de inconvenientes como a los que se enfrenta hoy en día. El problema, los conductores (que son muchísimos) perderán su trabajo.

Más en TekCrispy