La resistencia bacteriana a los antibióticos comunes y de amplio espectro se ha vuelto cada vez mas común. El último gran ejemplo son los casos reportados por la CDC sobre Gonorrea resistente al actual esquema de tratamiento.

La Gonorrea es una enfermedad de transmisión sexual causada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae. Su tratamiento ha variado conforme pasan los años, y se puede decir que esto ha sido mas radical en los últimos años.

En la actualidad, el esquema de tratamiento utilizado contra Gonorrea es una combinación de Ceftriaxona y Azitromicina, sin embargo la CDC tiene reportes confirmatorios de que en Hawai se exhibe una cepa resistente a estos dos antibióticos. Los pacientes infectados fueron tratados en Abril y Mayo 2016, se les dio seguimiento estricto del tratamiento y se tomaron muestras pertinentes en las que se evidencia que la bacteria no cedía fácilmente.

“Anteriormente, se había reportado total resistencia a la Azitromicina, pero no a la Ceftriaxiona”, declaró el Dr. Alan Katz”, responsable del departamento de salud publica en la Universidad de Hawai, quien también añadió que “(los casos anteriores) nos han hecho mas vigilantes, eso nos ha permitido contener los nuevos casos (de bacteria resistente) y tratar a todos los involucrados”.

Por fortuna para la población global, un nuevo tratamiento conocido hasta ahora como ETX0914 ha exhibido una eficacia prometedora al utilizarlo como esquema único de tratamiento en contra de la Neisseria Gonorrhoeae.

Este nuevo antibiótico interrumpe la síntesis de ADN dentro de la bacteria evitando su replicación y su posterior muerte. La fase 2 de su ensayo ha concluido y los resultados son muy positivos, así que la empresa a cargo de este antibiótico ya esta lista para la Fase 3 que involucra un mayor numero de pacientes, y por ende mayores costos y tiempo. Ello implica que no veremos este nuevo fármaco hasta dentro de un par de años.

Sin embargo la solución no debería ser estar buscando alternativas de tratamiento. Si bien es cierto las bacterias pueden mutar por si solas y adaptarse, muchas veces facilitamos que esto ocurra. Antibióticos como Azitromicina o Ceftriaxona son utilizados indiscriminadamente por los doctores para tratar un sinnúmero de enfermedades que en muchos casos pudieron resolverse con fármacos de primera linea o tratamiento meramente medico (no farmacológico).

El uso irracional de antibióticos no esta solo en manos del médico

Es de resaltar, que el uso irracional de antibióticos no esta solo en manos del médico. Muchas son las ocasiones en los que los mismos pacientes se automedican indiscriminadamente. Por desgracia mas de la mitad de las afecciones en las que los pacientes se automedican no requieren del uso antibiótico y por el contrario, propician la resistencia bacteriana a tal punto que las enfermedades se prolongan, dispersan e impactan con mayor fuerza en la comunidad; es el origen de algunas superbacterias.

Lo cierto es que la decisión de usar antibióticos esta determinada por muchos factores, fundamentada en bases científicas y clínicas que permiten al médico evaluar el riesgo beneficio para el paciente. Cierto que leer en Internet sobre nuestra enfermedad puede ayudar a los pacientes a orientarse y advertirles, pero de ahí a decidir tomar un antibiótico es atentar con su propia salud. Decidir acudir a un profesional de la salud en lugar de automedicarse es la mejor decisión que los pacientes pueden tomar, y a la larga la mayor contribución a su propia salud.

Más en TekCrispy