Cancer Y Grasas

Estudiar el origen y la historia natural de una enfermedad son aspectos esenciales en la medicina. Es la clave que ayuda a posteriores estudios a determinar en qué parte del proceso se se debe intervenir. Y es precisamente lo que un grupo de científicos del Harvard Medical School se han propuesto; como resultado han logrado identificar algunos tipos de cáncer que tienen predilección por las grasas como sustento.

Cuando la células se encuentran en bajas concentraciones de nutrientes, estas tienen la habilidad de cambiar de azúcar a grasas como fuente de combustible para seguir su función.

El estudio publicado, sugiere que una proteína llamada prolyl hydroxylase 3 (PHD3) es clave en la regulación del consumo de grasas por parte de las células. Esta proteína por lo tanto, se encuentra en bajas concentraciones en los tejidos en los que la grasa es el principal combustible. Así mismo, los investigadores descubrieron que las concentraciones de PHD3 eran bajas en algunos tipos de cáncer como la Leucemia Mieloide y Cáncer de Próstata.

Los científicos, de hecho, lograron corroborar que algunos tipos de cáncer son dependientes de las grasas. Ya que al restaurar a los valores normales la proteína PHD3 en células cancerígenas de ratones hubieron cambios químicos y moleculares. El resultado: el tumor no solo dejó de crecer, sino que literalmente murió.

Estos tipos de tumores cancerígenos son muy dependientes, al parecer, de la oxidación de las grasas, así que el próximo paso es identificar la razón. Que aportan las grasas como combustible a los tumores que otras fuentes no?. Luego de esto podría pasarse a los ensayos de terapias que incidan en esta vía, limitar el uso de grasas como combustible. Es un gran primer paso tratar estos tipos de cáncer en específico.