Samsung

Samsung se ve involucrada en un nuevo escándalo que podría costarle millones de un solo golpe. Resulta que se ha detenido el envío de un lote de Samsung Galaxy Note 7 por los numerosos y constantes reportes de usuarios quienes argumentan que el móvil explotó mientras lo cargaban.

Según algunos usuarios en las redes sociales, el evento ocurre luego de cargar el móvil con un cable USB-C no oficial. Como podemos apreciar en las imágenes, el móvil queda inutilizado en su totalidad.

Reuters ha logrado contactar a la empresa surcoreana, y al parecer sospechan que el problema podría estar relacionado con la bateria del movil. Es por ello que Samsung hará un nuevo control de calidad, para identificar el problema y evitarse inconvenientes.

Algunos medios surcoreanos, hablan de que Samsung también planea iniciar un programa de reemplazo de móviles a los usuarios  que se han visto afectados con este inconvenientes.