Transfusion Zika

Con el reciente incremento en el número de casos de Zika en Puerto Rico y el estado de la Florida, la FDA ha recomendado que se tome una nueva medida cautelar para evitar la diseminación de este virus. En concreto, han estipulado que se debe realizar pruebas de detección de Zika a los productos derivados de la sangre a lo ancho de Estados Unidos y Puerto Rico.

Los productos derivados de la sangre, son todos aquellos preparados que se elaboran con las muestras obtenidas de una donación sanguínea en los bancos de sangre. Son de amplia utilización en enfermedades hemato-oncológicas y por supuesto en situaciones de emergencia donde los pacientes han perdido un cuantioso volumen de sangre.

Esta medida por parte de la FDA podría parecer un poco exagerada, pero lo cierto es que los resultados de numerosos estudios han demostrado que el RNA del Zika es capaz de permanecer activo en muestras de sangre hasta 30 días. Si un paciente recibe una donación de sangre contaminada y tiene relaciones sexuales, es muy probable que transmita el virus del Zika. Si una embarazada es contagiada, sabemos que el riesgo de que su hijo/a pueda nacer con microcefalia es elevado.

Al final, aunque se inviertan millones en este tipo de muestreo, es nada comparado con la salud y bienestar de futuras generaciones.