Una vez mas, WikiLeaks ha hecho alarde de su estilo de periodismo sin periodistas con la publicación de documentos relacionados a la campaña de la candidata demócrata por la presidencia de EE.UU, Hillary Clinton. En concreto han publicado 19,252 correos electrónicos de miembros del comité del partido demócrata; y dentro del contenido de los mismos es fácil identificar información sensible asociada a los contribuidores del partido.

La acción por parte de WikiLeaks no ha sido un error del equipo administrador, sino una acción completamente arbitraria impulsada por la idea de transparencia radical que promulga desde sus inicios el sitio. Y esta hecho, 19,252 correos que contienen datos de todo tipo que para los interesados en la política estadounidense vale la pena escarbar; pero que pasa con todos esos nombres, números de seguro social, pasaportes, direcciones y hasta números de tarjeta de crédito?, cientos de datos de los contribuidores que al fin y al cabo son civiles en su mayoría y que hoy por hoy, y con mucha certeza lo digo, son blanco de hackers.

Apple trabaja en un iPhone con pantalla curva y control de gestos sin tocar la pantalla

Me queda completamente claro que las filtraciones de WikiLeaks son hasta necesarias, se han vuelto la espina dorsal de la transparencia de nuestros gobiernos, sin embargo esto no debe estar atado al daño colateral que aplaca la integridad de los civiles. WikiLeaks, por muy transparente que sea tiene la responsabilidad social de proteger esos datos sensibles. Yo no creo que con hacerlo estaría vulnerando la confianza de los usuarios, ni mucho menos incurriendo en alteración de la información de base. Nada costaba.