Si hay algo que siempre voy a valorar de Internet es su innegable capacidad de facilitar las tareas de toda índole, lo cual se lo debemos, por supuesto, a la lista interminable de servicios que funcionan a través de él. Miles de desarrolladores y/o emprendedores natos alrededor del mundo labrando y puliendo ideas que si bien no todas alcanzan el éxito esperado, lo intentan; los que alcanzan el éxito (a veces local, a veces mundial) aportan, sin duda, ese valor que hace convertir a Internet en un servicio tan básico en nuestras vidas. Con esta idea en mente, me preguntaba el otro día si desde Nicaragua estamos aportando alguna idea nueva, algún emprendimiento cuyas bases se muevan en Internet. En concreto comencé a buscar, ¿Cuales son las nuevas startups basadas en Internet que están naciendo acá en Nicaragua?, mi respuesta por muchos lados fue muy pobre.

Resulta que si bien existen 3-4 startups, ninguna se diferencia del resto de manera significativa. Diría más bien que existen más clones que en la guerra de las galaxias. Pero aún así, 3-4 iniciativas basadas en Internet, aunque sean clones (algunos), sigue siendo un número muy bajo. Hace pensar que muy pocos se plantean desarrollar ideas en Internet, pero viendo un poco el contexto histórico en Nicaragua, ideas no faltan, ¿entonces por qué no vemos mayor cantidad de startups?.

Ideas y razones por las cual un desarrollador o emprendedor no lleva a efecto sus ideas pueden ser múltiples, pero lo cierto es que lo primero que se necesita es confianza. Confiar en que la idea puede dar resultado si se le trabaja como se debe, si se le invierte el dinero y la dedicación que requieren. Todos podrían tener 18,000 para invertir pero si no están confiados de que la idea podría resultar con el plan adecuado, de nada servirá la inversión ni el esfuerzo. Pienso que en Nicaragua, existe muy poca confianza del éxito que las startups basadas en Internet podrían tener. Seguro por que todos buscan montar un negocio rentable, y dudan que en Internet lo puedan lograr con una idea innovadora, que se salga de lo mismo. Peor debe ser el caso de un inversionista, al que le llegue una propuesta de un emprendedor en la que ni él mismo tiene mucha confianza, que no lleva un plan de negocios pre-establecido y que sea lo suficientemente confiable; ya de por sí es difícil encontrar inversionistas que se arriesguen en Internet.

A pesar de ello buenas ideas han surgido y muchas exitosas, quizás no crecieron a un ritmo acelerado, pero al menos se lograron consolidar como buenas propuestas en su mercado, ejemplo: Vianica, Webbasica (incl. BacanalNica), Llamadas Heladas, Guegue. Pasó porque sus fundadores se arriesgaron, porque confiaron. Al ver esto, pienso en una solución muy particular que podría solventar el problema de la desconfianza de los emprendedores. Imagino un evento en el que los ponentes sean emprendedores e inversionistas de los casos exitosos en Nicaragua. Que los mismos expongan cómo ejecutaron su plan para hacer crecer sus ideas; que hablen de sus esfuerzos y sus logros. Todo esto dirigido a un público interesado en la temática de “startups basadas en Internet“. Y por qué no, un espacio en el que se pueda hacer la exposición de nuevas ideas, de nuevos emprendimientos, quizás con un premio como incentivo. A quien no le vendría mal escuchar? “yo ya lo hice, y así lo hice – yo me arriesgue en Internet y aquí estoy“.

El micrófono está encendido…

[Actualizado]: Por aquí un artículo muy recomendado escrito por Juan Ortega relacionado al tema que discutimos.

Más en TekCrispy