Gsma Logo Colour Web

La GSMA ha presentado las conclusiones (nota de prensa de Cloudmark) de su proyecto piloto encaminado a combatir el creciente SPAM SMS. El denominado Servicio de Reporte de Spam (SRS, por sus siglas en inglés), fue probado por las compañías AT&T, Bell Mobility, KT, Korean Internet & Security Agency (KISA), SFR, Sprint y Vodafone en un periodo comprendido entre Marzo – Diciembre 2010.

El SRS fue desarrollado por la GSMA en conjunto con la empresa Cloudmark, y se dedica analizar el tráfico SMS para luego identificar y agregar reportes de uso indebido presentados por los abonados móviles en las distintas redes mediante un código corto al número “7726″ (SPAM en teclado alfanumérico). Es decir, los usuarios re-envian el SMS que consideran SPAM al 7726, el sistema lo analiza, y posteriormente generará un reporte que será presentado al operador.

“Estamos encantados de ofrecer la tecnología que sustenta el Servicio de Reporte de Spam de la GSMA y continuaremos colaborando con ella y con los operadores miembros para desarrollar la plataforma SRS, realizando todos los esfuerzos para asegurar las redes de los operadores en todo el mundo”, afirmó Hugh McCartney, Director Ejecutivo de Cloudmark. “Así como el spam de mensajería tiene el potencial de generar implicaciones financieras nocivas sobre el ecosistema móvil, estamos confiados en que esta colaboración con la GSMA y la comunidad móvil global tendrá un valor significativo y duradero para el ulterior desarrollo de la industria móvil”.

 

Samsung inicia la producción en masa de su nuevas memorias DRAM que mejoran la autonomía de los móviles

Sin duda, hay unos datos muy interesantes que destacaré sobre las conclusiones del estudio realizado por la GSMA:

  • Un usuario chino puede llegar a amasar hasta 30 SMS basura diarios.
  • La mayoría del spam se origina en la red (on-network), seguido por las redes colegas (peer networks) y luego a través de los servicios de Internet.
  • Los atacantes están usando sofisticadas técnicas de modificación de mensajes y transmitiendo bajos volúmenes de mensajes desde cada número emisor, para evitar la detección durante un largo período de tiempo.
  • Cada operador de red móvil que participó en la experiencia piloto pudo identificar la fuente del spam y actuar de inmediato.

Y me quedo con este último punto, las operadores participantes estuvieron dispuestas a solucionar el problema de Spam, no valió solo recibir los reportes. Así que cada operadora que vaya a implementar el SRS deberá prestar la misma disposición, sabiendo incluso que los primeros reportes que se recibirán bien podrían ser los de su propia publicidad. Lo cierto es que el uso de un sistema como este ayudará a mantener el valor de la mensajería móvil, en especial en países donde tienen problemas serios de SPAM SMS, y ofrecer al mismo tiempo la posibilidad de que el consumidor reciba una publicidad legítima, no intrusiva.

Más en TekCrispy