Históricamente, a Internet Explorer no se le conoce como el navegador que mejor cumpla con los estándares de la web, y precisamente ese es el estigma que desean eliminar en esta nueva versión (9). Su objetivo principal, ofrecer el máximo de compatibilidad que exige el HTML5, entre ellos incluidos una nueva etiqueta para la reproducción de </videos>. Sin embargo, la etiqueta </video> se encuentra en medio de una controversia que pone los pelos de punta a cualquiera cuando se piensa en el futuro de la web.

Resulta que existen dos codecs que se pueden utilizar con la etiqueta </video>, el Ogg Theora, un códec completamente abierto liberado bajo licencias GPL, y el H.264, un códec desarrollado por el MPEG y VCEG, ambos grupos poseen la patente del mismo. Dicha situación tiene dividido tanto a desarrolladores web como a navegadores que optan por pagar la licencia del H.264 o bien ofrecer el soporta para el códec libre de Ogg Theora.

Esta semana, los desarrolladores de Internet Explorer han anunciado que la nueva versión de su navegadore incluirá el soporte para el códec H.264, aceptando las implicancias que esto supone para futuro. Como el H.264 es propietario, se ha descrito que se deberá pagar un monto alrededor de los 5 millones de dolares al año por la licencia de uso en el navegador. Según los documentos de la MPEG-LA, los creadores de contenido que codifiquen los vídeos en este formato estarán exentos de pago hasta 2016, luego se pondrá en debate si se cobrará o no por el uso del mismo.

Para un navegador sin embargo, el objeto es cumplir con los estándares que imponga la W3C, y de momento el H.264 con todo y el apoyo de Apple, Google, ahora Microsoft y compañía, no es suficiente para que se convierta en el estándar por una simple razón: es un códec propietario. El W3C solo reconocerá como estándar un formato abierto – una ironía en la carta de Steve Jobs quien dice su compañía apoya tecnologías libres como opción para Flash.