La placa base de ASUS está diseñada especialmente para los jugadores: además de acomodar el último Intel Core i7, viene lista para el overclocking, con apoyo de NVIDIA SLI y ATI CrossfireX y un par de puertos USB 3.0. Una de las funciones interesantes es que puedes hacer una copia de seguridad del BIOS en un llavero USB, además de controlar la velocidad del sistema con un móvil a través de BlueTooth. Otras conexiones incluyen nueve puertos USB 2.0, cuatro PCIe20x16, siete SATA de 3.0Gb/s, dos SATA 6.0Gb/s, eSata, Firewire y por supuesto ethernet gigabit. Ahora sólo necesitamos el precio.

[vía SlashGear]

Más en TekCrispy