Cada gigante de la red necesita buscar alternativas para gestionar sus servidores y mejorar el acceso a su servicio por parte de los usuarios. Entre estos grandes podemos tomar como ejemplo a Facebook y Twitter. El primero, gestiona una cantidad exorbitante de servidores, casi que suena a exagerada, pero cuyos datos (25 terabyte de logs diarios) indican que su comunidad así lo requiere.

En el caso de Twitter, Pingdom asegura que en este pajarraco se generan más de mil millones de tweets al mes, con un taza de crecimiento del 17%, también mensual. Así que da gusto leer que Twitter desarrolló una tecnología para distribuir sus archivos a través de sus múltiples servidores de forma más eficiente. Dicha tecnología se basa en Bittorrent, el mismo verdugo de muchas compañías defensoras de los derechos de autor.

El “proyecto Murder” de Twitter, transforma los servidores del sitio en un gran enjambre, de forma similar a como se hace con el protocolo Bittorrent. Así que cuando se ingresan nuevos datos a Twitter se utilizará un servidor semilla (seed), y luego se distribuirá a los otros servidores (peers), lo que se traduce en la reducción del tiempo requerido actualmente para dicha acción.

Esperamos que este proyecto Murder, sea una inspiración para que más servicios implementen tecnologías similares, todo es con el fin de mejorar los tiempos de respuesta (para el usuario) y reducción del consumo de recursos (para el servicio).