There’s gold in them thar PCs — not to mention silver, copper, aluminum and other valuable recyclables

El alto precio de las materias primas, unido a las crecientes ventas de material electrónico, así como el cada vez menor margen de beneficio de los fabricantes de componentes electrónicos ha hecho que empiecen a tomar medidas. Todo sirve para ahorrar en periodos de crisis económica.

Los fabricantes como Dell o Sony tienen ya grandes campañas de reciclaje electrónico. Pero mientras que tratan de venderlas como una forma de salvar al planeta, detrás de estas campañas solo se esconden motivos económicos. La reutilización de materias primas como el oro, la plata o el aluminio abarata costes. Eso sin contar lo bien que queda la compañía con una sociedad cada vez más concienciada con el medioambiente.

Sobre esto último, los que más se han aprovechado de la idea hacer verde la tecnología son los de Apple. Jobs lleva algo más de un año “vendiendo” los Mac mas verdes. Sin duda una campaña muy atractiva para su mercado, ya que la mayoría de los maqueros están concienciados con el medio ambiente. Lo que Jobs no cita es que los Mac verdes están hechos para ser reciclados de una forma más barata, y lo que tampoco cuenta, o intenta no contar, es que el año pasado perdieron la calificación EnergyStar, que certifica que el uso de energía es poco contaminante.

Pero no solo es el dinero lo que mueve a los fabricantes a mejorar su sistema de reciclado tecnológico. Las nuevas legislaciones cada vez mas duras con la contaminación, tanto en Europa como en EEUU, está obligando a las marcas a tomar medidas para evitar grandes multas. Por ejemplo la Unión Europea se aplica la RAEE (Residuos de Aparatos Electricos y Electronicos, por sus siglas en español), que cada vez toma mas importancia, aunque se aprobara en 2005 ya se sabe como van las leyes…

Pero lo que cuenta es el resultado. Y si con estas campañas verdes de los fabricantes conseguimos un mundo más limpio de toda la basura tecnológica, que recordemos que es tremendamente contaminante, vale la pena. Que nos “engañen” con sus intenciones o que ahorren dinero en multas y materias primas. Lo aceptamos, porque indirectamente nos ayuda a tener un mundo mejor.

Link |  Wired

Más en TekCrispy